Lamotodigital

Llegó el momento. Has ahorrado durante meses o años, consultaste información con tus amigos y decidiste que no puedes esperar más. Probablemente, sientes una gran emoción porque estás dispuesto a vivir nuevas aventuras. Y justo ahora que inicia el verano, los descuentos en estos vehículos no se hacen esperar.

 

¡Cuidado! Bien dicen por ahí que más vale prevenir que lamentar. Nada más cierto cuando se habla de velocidad en dos ruedas, curvas y otros conductores sobre la vía. No importa si hiciste el curso y aprendiste a manejar con todas las de la ley. Si se habla de motos, la experiencia es el factor principal. Así que antes de comprar el modelo más barato o cautivante,

Consejos:

 

Revisa si puede ajustarse a tu tamaño:

en el caso de una motocicleta para primerizos, el apoyo total del pie es fundamental. Esta acción da la estabilidad suficiente, permite un mejor control y puede evitar un choque o caída. También se aconseja que tenga un sillín ajustable (para que te mantengas a la altura del manubrio).

 

Analiza tus gastos y posibilidades:

una moto necesita mantenimiento. Eso de seguro lo sabes y ya cuentas con un dinero apartado. Lo que quizás olvides es el equipamiento. No puedes salir con la moto así no más. Necesitas un casco, trajes especiales para la lluvia o nieve, chaqueta para evitar el frío de la mañana. Ten en cuenta que un casco realmente protector no será barato.

 

Despídete del alto cilindraje:

estas atractivas motos, compañeras de amigos o conocidos no son la primera opción. Debido a sus grandes dimensiones y potencia, se hacen más difíciles de maniobrar para un principiante. Antes de dar el salto, lo más aconsejable es optar por una moto pequeña y liviana. Esto servirá para adquirir confianza y perder el miedo a conducir este vehículo.

Lamotodigital

 

Considera si tendrás pasajeros:

un aventón nunca cae mal. Aunque la mayor parte del tiempo viajes solo, esto no quiere decir que alguien no podrá beneficiarse de vez en cuando. Lo mejor que puedes hacer es buscar un modelo con asiento de acompañante. Intenta que haya un poco de distancia y que sea tan cómodo como el tuyo.

 

Encuentra un garaje cerrado:

si piensas que los aparcamientos de calle son para ti, reconsidéralo. Al tratarse de espacios al aire libre, la moto queda expuesta a robos, daños causados por otras personas, choques o a las inclemencias del tiempo. Los rayos solares deterioran la pintura y las lluvias, el metal. Lo mejor es tener un espacio cerrado para guardarla. Esto prolongará su vida útil y nos ahorrará visitas al mecánico.

 

Estas son las recomendaciones principales. Tener una motocicleta no es una decisión fácil de tomar. Si sientes que cumples con estos requisitos, hazlo con las precauciones necesarias y no te olvides de disfrutar. Aunque los concesionarios no funcionan de forma presencial, aprovecha el tiempo para documentarte, comparar modelos y hacerte las preguntas necesarias. ¡Al final tu motocicleta lo agradecerá!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *